¿Cómo limpiar el microondas?

…………………

El microondas es un objeto imprescindible en el hogar. Puede ser un salvavidas para mucha gente con escasas habilidades culinarias, sin embargo, nunca se le da la importancia suficiente a su limpieza. Aquí te daremos algunos trucos para que limpiarlo no suponga un calvario.

PARA LIMPIAR EL INTERIOR

  • Agua y limón
El primer truco consiste en utilizar agua y limón para acabar con la suciedad. Es el truco más común. Primero tenemos que exprimir o cortar el limón en dos partes, ponerlo en un recipiente con unos 300 ml de agua y bicarbonato o perejil. Pon el recipiente dentro del microondas a toda potencia durante cinco minutos, hasta que el interior se empañe por el vapor, ya que esto reblandece la suciedad. Una vez pase esto, saca el recipiente (utiliza un paño o guante de horno para no quemarte la mano) y pasa un trapo para limpiar la suciedad reblandecida. Y una ventaja extra: el microondas acabará con un olor agradable.    
  • Bicarbonato
El bicarbonato es tu amigo en las tareas de limpieza. En una esponja húmeda, vierte un poco de bicarbonato y pásala por las paredes del microondas. Posteriormente solo tendrás que enjuagar con agua y el resultado será brillante.    
  • Jabón líquido para lavavajillas
El jabón para lavavajillas también puede ser tu aliado (y así podrás hacer dos por uno y prescindir de productos específicos de microondas). Echa una cucharada de este jabón en un bol con agua tibia y mételo en el microondas durante un minuto a máxima potencia. Utiliza el agua para limpiar el interior con una esponja. Quedará increíble.    
  • Trapo empapado
Puedes utilizar también un trapo de cocina normal. Introdúcelo en un recipiente con agua y una cucharada de jabón de lavavajillas y, tras un tiempo dentro del recipiente, sácalo y ponlo, sin escurrir, sobre el plato del microondas. Tres minutos a máxima potencia, con cuidado de que no se queme, generarán vapor para reblandecer la suciedad. Cuando el trapo se enfríe un poco, limpia con este el interior y seca con papel de cocina.    
  • Recordatorio: el plato del microondas también se limpia
No puedes olvidarte nunca de limpiar el plato del microondas, las ruedas y el aro que lo componen, si no la limpieza no habrá servido para mucho. Simplemente hay que sacarlos y fregarlos con un estropajo, como si de un plato más se tratara. Para las ruedas, utiliza un trapo mojado con agua y detergente.  

PARA LIMPIAR EL EXTERIOR

El exterior se puede limpiar simplemente con una bayeta humedecida con agua y jabón o con bicarbonato. Si es de acero inoxidable, pasa un trapo humedecido con agua y amoniaco para quitar las huellas.   ¡Desde Bargas SXXI esperamos que os sirvan los tips! Para más, estad atentos al blog.

¿Cuál es la mejor forma de limpiar el horno a fondo?

Cuando queremos limpiar hornos que están sucios tenemos alternativas naturales, así como económicas y eficaces que no dejan el olor de los típicos productos que se compran en los supermercados para la limpieza de este electrodoméstico. Siempre que vayamos a acudir a productos naturales, el uso de bicarbonato con limón o vinagre pueden acabar con la suciedad o la grasa, así como para la limpieza general del horno que serán los aliados perfectos, ya nos ayudan esta tarea que se tiene que hacer con frecuencia, si nos gusta o si por el contrario, no. Por ello,en Bargas SXXI te ofrecemos algunos consejos para que tu horno quede limpio totalmente:
  • El bicarbonato es uno de los mejores productos que hay para la parte baja del horno y luego hay que echar pulverizador con la mezcla de vinagre y agua para que haya una mejor adherencia en las paredes. Para ello, necesitaríamos 3 cucharadas de vinagre, 4 de agua caliente y 10 de bicarbonato sódico y lo esparcimos por las zonas que están más sucias. Si vemos que aún así, antes de esparcirlo queda líquido, tenemos que añadir más bicarbonato. Después de dejarles un tiempo que actúe hay que aclararlo con agua o con el pulverizador de agua y vinagre, sin frotar. Si queremos que la suciedad se acabe yendo antes, simplemente tenemos que encender el horno a baja temperatura para que la suciedad se vaya más rápidamente.
 
  • La levadura junto con vinagre es uno de los mejores aliados para la limpieza del horno, pero, para ello hay que juntarlo con una cantidad importante de levadura. Pero este producto, para la limpieza del horno no es tan eficaz como puede ser la mezcla vinagre-agua y bicarbonato. Si tampoco hay vinagre o tampoco nos gusta el olor del producto, lo sustituimos por sal gruesa.
 
  • El vinagre tiene propiedades desinfectantes y antibacterianas que se puede usar para todo (para la limpieza de verduras y fruta o para que se limpie la casa). Una buena solución es que se limpien el horno ayudándonos a que se pulverice con agua y vinagre (3 de agua y 1 de vinagre). Con este spray hay que pulverizarse las distintas partes del horno, que se deje actuar y que se aclare con agua. Cuando el horno no esté demasiado sucio, solo nos basta con limpiar con dos vasos de agua caliente y otro de vinagre, con el horno encendido a 200 grados y se deja actuar en 30 minutos, donde solamente tenemos que pasar un trapo húmedo por el cristal y las paredes del horno dejándolo actuar unos minutos y luego pasar  un trapo húmedo por las paredes del horno y el cristal y que, gracias a vapor del vinagre hace que la suciedad salga sola.
 
  • Tanto el vinagre como el limón tiene efectos desinfectantes, ya que nos va a ayudar a quitar olores, sobretodo si hemos preparado pescado, simplemente echando la cáscara de un limón, así como su zumo echándole agua para que se elimine el olor. Lo mejor es haciéndolo cuando haya calor o si no, tampoco pasa nada ya que encendiendo el horno a una temperatura media y dejándole actuar alrededor de media hora.
Esperamos que estos consejos sirvan para que tu horno quede limpio.

¿Cómo puedo mantener mi casa limpia si apenas tengo tiempo?

¿Tu ritmo de vida no te permite tener tu casa todo lo ordenada y limpia que te gustaría? Si cuando llegas a casa después del trabajo lo último que te apetece es ponerte a recoger, no te culpes: es totalmente normal. En Bargas SXXI te ofrecemos distintos servicios, y además te traemos una serie de consejos. No solo te damos tips sobre limpieza -echa un vistazo al resto de post del blog-  sino que además te enseñamos a gestionar tu tiempo y a multiplicar tu productividad. Sigue leyendo, ¡seguro que lo agradecerás! En primer lugar, haz la cama nada más levantarte. No apetece o quizá hay veces que vas con el tiempo más pegado, pero una cama bien hecha garantiza un equilibrio visual que, no solo te hará ver tu casa más ordenada, sino que contribuirá a tu estabilidad mental. ¡Pruébalo y verás! Aprovecha cada vez que pases por la cocina o el baño para recoger las cosas que tengas en mediopuedes incluso aprovechar y limpiar mientras estás haciendo la comida o la cena. Para ahorrar tiempo, tienes objetos como plumeros o toallitas limpiadoras multisuperficie. Su utilización es sencilla y, como decimos, muy rápida. No obstante, ten en cuenta que esto solo será útil para mantener y recoger el polvo. Para limpiezas genéricas o en profundidad, puedes acudir a una empresa de limpieza. A la hora de fregar el suelo, no te preocupes demasiado. Con una vez a la semana es suficiente. Utiliza algún desinfectante y listo, sobre todo en cocina y aseos. El resto de la semana puedes pasar la mopa o la aspiradora, lo que sea más cómodo. Por último, ten en cuenta que puedes dividir “tareas grandes” en otras más pequeñas y sencillas. Divide el trabajo y vete avanzando en tus huecos libres.    
       

Consejos para limpiar tus alfombras y moquetas

Mantener en perfecto estado nuestras alfombras y moquetas es posible. Al ser fabricadas de materiales resistentes, su conservación no es una tarea muy ardua, pero sí es conveniente tener en cuenta una serie de aspectos y consejos que nos harán la misma mucho más fácil.             En primer lugar, debes tener cuidado con los muebles, pues acaban marcándolas por el peso y en algunos casos pueden incluso llegar a deformarse. Si vas moviendo con frecuencia la alfombra (girándola o cambiando su orientación), conseguirás paliar este efecto. En segundo lugar, atiende al polvo, y ya no solo por una cuestión de limpieza, sino también de salud. Muchas veces parece que la alfombra no está sucia ya que no se ve, pero estas son un gran cúmulo de polvo y ácaros. Aspirarlas con frecuencia es importante para que las fibras no se apelmacen y esté siempre suave. Si tienes mascota, también debes hacerlo con continuidad, especialmente con aquellas que suelten pelo. El punto del aspirador es importante, pues si se abusa del uso del cepillo l alfombra puede llegar a dañarse.
 
  Para hacer frente al desgaste que genera su uso o la luz solar y que implica una pérdida de color, puedes reavivarlo utilizando una mezcla de agua con sal (frotando con un cepillo después para recoger los restos) o utilizando un paño impregnado con vinagre de alcohol caliente ente otros muchos consejos “caseros”.  Para el mal olor, la mejor opción es el bicarbonato (esparcir por la superficie y, una vez haya actuado, recogerlo con la aspiradora), ya que no dañará las fibras. Con las manchas, lo mejor es actuar lo más rápido posible con papel absorbente. Después, cada mancha requerirá un tratamiento distinto, pero es aconsejable emplear jabón neutro y agua caliente (cuanto más seco podamos usar el paño, mejor) o un quitamanchas específico para este tipo de materiales. Recuerda secarla después para evitar que coja humedad, ya que eso también puede dañarlas. Si eres de los que guarda la alfombra en épocas de verano, te recomendamos que la guardes limpia y enrollada para impedir que se deforme. Si lo haces con papel de periódico, esquivarás además que esta coja humedad y, por tanto, que se formen ácaros. Guardarla en una funda de tela también es una buena opción.       En cualquier caso, antes de proceder a una la limpieza más específica de una alfombra o moqueta infórmate sobre las cualidades de su material para dar con la forma más adecuada de llevarla a cabo sin dañarla. Si tienes dudas, recurre a un profesional.    

 

Esto es lo que necesitas saber para limpiar tus persianas

Si no se limpian con la frecuencia suficiente, las persianas pueden dañarse. Aquí puedes encontrar algunos consejos básicos para el mantenimiento de las mismas. En primer lugar, es importante que las protejas de la luz solar para evitar su posterior reparación. Respecto a la limpieza, es mejor quitar el polvo usando una aspiradora. Si se va a utilizar bayeta o esponja, es aconsejable no utilizar productos agresivos. Mejor agua caliente y un poco de jabón neutro. El lavavajillas también es una buena opción. Emplear otro tipo de sustancias, como pueden ser disolventes, puede dañar el revestimiento de la misma. En esta línea, es mejor pasar suavemente la esponja, evitando frotar.
Si la persiana que se quiere limpiar es de aluminio, de interior, con pasar un plumero por las lamas será suficiente. Como anteriormente, no es conveniente utilizar ningún otro producto -más allá de agua- que pueda dañar el aluminio (persiana veneciana).
En el caso de que la persiana sea de madera, también se recomienda utilizar plumero o aspiradora. En este caso, es especialmente importante evitar disolventes.
Si la persiana tiene manchas que no pueden eliminarse con agua y jabón, se puede utilizar un poco de detergente. En cualquier caso, siempre habrá que valorar ante qué tipo de material nos encontramos. Además, si la persiana es de exterior, es importante no descuidar la limpieza del tambor. Aquí se suele acumular mucho polvo. Si además la persiana es automática, esto es de vital importancia para evitar que el motor se atasque.
Gestoría asesoría en leganes grupo em gestión Inmobiliarias en leganés grupo em Gestoría de vehículos en leganes. Transferencias de Vehículos Empresas de Construcción y Reformas Quórum 2000 Construcción esolver CB Villa de Leganés LGN Noticias LGN Radio Qdr Comunicación Lega Integra Esto es atleti