………

Sí, aún estamos en febrero… pero si tú también eres de los que se consuela durante el invierno pensando en el verano y en los bañitos en tu piscina, te gustará leer lo que podemos decirte sobre el mantenimiento de la misma.

Aunque no es una tarea demasiado complicada, sí es una actividad que requiere de información y que depende de múltiples factores que pueden ir desde el tamaño de la misma hasta su localización. En Bargas SXXI ofrecemos este y otros muchos servicios y aunque siempre recomendamos acudir a profesionales para lograr un mantenimiento óptimo, vamos a dedicar esta entrada del blog a señalar algunos de los aspectos que debes tener en cuenta.

En primer lugar, y como es lógico, cuando se acerca la temporada de bañador lo primero que tenemos que hacer es preparar nuestra piscina. Esta preparación pasa por hacer una comprobación de los distintos elementos de la piscina como la bomba, los filtros o las válvulas. Igual que cualquier otro mecanismo, estos elementos pueden verse dañados con el uso o ensuciarse por la acumulación de polvo.  Debes tener esto en cuenta y no descuidar su limpieza.

En este sentido, también debes aprovechar los periodos en los que la piscina esté vacía para llevar a cabo una limpieza profunda de la estructura y evitar tanto la cal como la posible aparición de musgo o algas.  Otra de las tareas más importantes en lo que a mantenimiento de tu piscina se refiere es la relativa a la cloración, esto es, el tratamiento con cloro del agua para mejorar la higiene.

Pero, si hay tareas importantes para lograr un correcto mantenimiento, estas son las que se enmarcan dentro del mantenimiento preventivo. Estas tareas son sin duda las que más tiempo nos pueden quitar pero también las más importantes porque, como su nombre indica, previenen la aparición de algas, bacterias, el agua verde, mal olor, etc. Problemas que, en definitiva, supondría mucho más tiempo y dinero erradicar que el que puede conllevar su prevención.

Dentro de estas tareas preventivas estaría la comprobación diaria del estado del pH del agua, asegurarándonos de que este se encuentra entre 7,2 y un máximo de 7,6. Por debajo de este nivel mínimo el agua estaría demasiado ácida y por encima del máximo, demasiado alcalina. Atender esto es importante ya que puede dañar nuestra piel, causando irritación, y dañar también las paredes de la piscina u otros elementos. De la misma manera hay que comprobar que el nivel de desinfectante que utilicemos (variará en función del plan de mantenimiento que hayamos escogido) esté ajustado a los parámetros adecuados, de manera que realice su función sin dañar nuestra piel ni a la piscina.

En último lugar, respecto a las tareas diarias, estaría utilizar una red para limpiar la superficie de la piscina de posibles insectos, hojas u otros elementos que pueden acabar ahí de manera natural.

Como hemos dicho al principio, mantener en condiciones óptimas una piscina no es una tarea complicada, pero sí hay que prestar atención a bastantes detalles como por ejemplo el cuidado semanal del filtro y el prefiltro,  la limpieza del fondo, limpiar el vaso y el cobertor, atender al estado de otros elementos de la piscina, comprobar el sistema de iluminación, utilizar floculante para aclarar el agua de la piscina, etc. Para todas estas cuestiones te recomendamos siempre que acudas a profesionales que, al menos para la primera vez, puedan guiarte y asesorarte.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Gestoría asesoría en leganes grupo em gestión Inmobiliarias en leganés grupo em Gestoría de vehículos en leganes. Transferencias de Vehículos Empresas de Construcción y Reformas Quórum 2000 Construcción CB Villa de Leganés LGN Noticias LGN Ocio LGN Radio Qdr Comunicación Lega Integra QDR Comunicacion QDR Comunicacion